23.10.13

EL ELEFANTE ENCADENADO


"Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños.

Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas. Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir...."

Este, no es un cuento cualquiera, no lo ha escrito Pere Calders, Monterroso o Virginia Woolf; su autor, de este y otros cuentos (uno cada mes del año) se llama Jano Galan. Este hombre de 37 años padece una enfermedad incurable degenerativa, ELA, y en un extraordinario ejemplo de valentía y superación ante su adversidad, abrió el blog DGeneracion.com, donde explica el día a día de su enfermedad y aparte publica sus cuentos, uno cada més como he dicho. Es de admirar su postura ante la fatalidad y la serenidad con que lo afronta. Perdidos como estamos en el día día en medio de pequeñas preocupaciones que consideramos importantes, Jano Galan, es para mí, un ejemplo de que hay algo que diferencia a los homínidos del resto de animales, y es la capacidad de afrontar la adversidad con un coraje del que ningún animal sería capaz. Decía Bebo Valdes, a quien su hijo le rendirá un homenaje un día de estos, que vivir y morir es lo mismo, y quizás sea así, pero en medio hay un estadio intermedio que es el más difícil, y no siempre las personas lo afrontan con la fuerza y serenidad de Jano, realmente dignas de admirar. Este es el enlace de su blog .
Previous Post
Next Post
Related Posts

0 comentaris: