24.2.13

Se veia venir - cuento




"Se veía venir que tarde o temprano pasaría. Lo habían avisado reiteradamente los apocalípticos de turno, pero nadie les hizo caso. Habían insistido también muchos científicos serios y otros que no lo eran tanto, pero a estos tampoco los escuchó nadie. Todo el mundo era más o menos consciente, pero no se tomó ningún tipo de medida o precaución. Es el progreso, decían muchos, ya se sabe, siempre hay negativistas y apocalípticos, son los mismos que decían que los aviones no volarían, o que el automóvil estaba condenado al fracaso, o que el cine era sólo un simple experimento curioso. La ciencia es infalible y el mundo siempre va adelante. 
La soberbia i la estultícia humanas no tienen límite, y su ambición tampoco. Finalmente y tal como se veía venir, sucedió: Un lunes del mes de abril de 2014, la mayoría de los usuarios de teléfono móvil de todo el mundo se quedaron fuera de juego. Obnubilados, paseaban arriba y abajo como poseídos, hablando constantemente con un interlocutor imaginario y, a pesar de que se iban quedando sin batería continuaban charlando sin parar. Las imágenes que se podían contemplar desde la ventana de mi apartamento en la quinta Avenida en Nueva York eran escalofriantes, casi tanto como la sensación de estupor y espanto que me invadía ante la tragedia que estaba contemplando, con la impotencia de no poder hacer nada. Obviamente, las zonas más afectadas fueron las más desarrolladas, y una vez es empezó a cuantificar la magnitud de la tragedia , ya tener el alcance real, las cifras de afectados en el primer mundo eran escalofriantes. En el segundo (que no se cuál es) y al tercero, afectaba sólo (claro) a los privilegiados. Gobiernos, ejercidos, ayuntamientos, empresas, escuelas, universidades, tiendas, supermercados, etc. Todo quedó fuera de servicio, el caos era total y muy poca gente del área de poder conservaba el conocimiento.

Quien os escribe este mensaje, Conchita Bassas, corresponsal de Catalunya Radio en Nueva York, fue una de las pocas personas, no del área de poder, sino de conservar el conocimiento, y, no por méritos propios, al menos , debido a su juventud, porque, una de las hipótesis que se tuvieron más en cuenta a la hora de analizar las causas fue el uso del móvil por un espacio largo de tiempo, (sobre unos diez años, más o menos) y referido siempre a los de la tercera generación, que fueron los causantes del caos.
Los pocos reporteros que quedábamos en condiciones, nos reunimos en la sede de las Naciones Unidas, y a la vista del panorama que allí había, decidimos desplazarnos hasta Washington (en coche, ya que los aviones no volaban por falta de pilotos) para ver que quedaba del Gobierno de la Nación. Y de hecho, muy poca cosa había. Un subsecretario que sordeava y tres o cuatro senadores republicanos de lo más reaccionario, que no habían estado por el invento. Con nosotros se desplazó el Secretario General de la ONU que tenía alergia a las ondas, y por lo tanto, nunca había usado la herramienta. En total éramos una treintena de supervivientes en condiciones de intentar tomar alguna decisión.

Desde allí se intentó contactar con la mayoría de Gobiernos de otros países, con unos resultados muy desiguales. Cuanto más nivel más afectados. El cuadro era caótico, pero dentro del drama, un resquicio de luz sin apareció. Sorprendentemente, en Senegal y algunos otros Estados de Centro África, el efecto no se había manifestado, ni siquiera a nivel de clases elevadas y acomodadas, usuarios habituales y prácticamente únicos del móvil. Allí es reunieron el supervivientes de la Conferencia de Países Africanos, con los que estábamos en contacto permanente, pero nadie sabía cuál era la causa que hacía que a ellos no los afectos del efecto 2014 como ya se lo había llamado. Entonces, y tras conseguir encontrar en Boston a un piloto jubilado, sordo como una tapia, que nos dijo que estaba en condiciones de pilotar un reactor, a pesar de sus setenta y ocho años, (era todo lo que teníamos), nos desplazamos todos en avión hacia el Senegal. Urgía encontrar una solución urgente, la gente afectada ni comía ni dormía, sólo caminaban arriba y abajo como poseídos hasta que caían al suelo agotados, y los otros, los no afectados, la única solución que tenían era dedicarse al pillaje de comida otros actos similares para sobrevivir a todo el revuelo.

Fuimos hacia el Senegal con el corazón en un puño, conscientes de que era muy importante encontrar una solución, y cuanto antes mejor. Cuando el pillaje comienza a hacer estragos, el caos está asegurado y nadie puede controlar la situación, aunque os tengo de confesar que no íbamos muy cargados de optimismo. 
Una vez llegados sanos y salvos al aeropuerto de Dakar, ya nos estaban esperando unos enviados de la Conferencia que nos transportaron hasta el Palacio de Convenciones donde estaban reunidos los mandatarios de la mayoría de países Africanos, y algunos otros que habían llegado a la misma conclusión que nosotros. Allí, y una vez hechas las presentaciones de rigor fuimos directos al asunto que nos afectaba y preocupaba, pero no sabíamos nada, sólo que allí no sucedía. Después de casi tres horas debatiendo las posibilidades más verosímiles y cuando más angustiados estábamos por no encontrar la solución, irrumpió en la reunión un misionero, dominico para ser más exactos, que pidió hablar, ya que creía saber los motivos de la no afectación en esa zona del planeta del efecto de las ondas de los móviles. En otras circunstancias no le habrían hecho ni caso, pero tal y como estaba todo, y viendo que no sacarían nada en claro, por horas y horas que estuvieran divagando, le pidieron que hablase, y os puedo asegurar que le escucharon con mucha atención.

Y eso es lo que nos dijo ... "Señores, señoras, permitan disculparme por haberlos molestado, pero creo que estoy en condiciones de asegurar cuál es la causa que ha aislado a nuestro País del efecto devastador de las ondas de los móviles. No se sentía volar una mosca, todo el mundo estaba pendiente de las palabras del dominico.

Continúe - por favor - le apresuró excitado el Presidente de la Conferencia. El dominico volvió a tomar la palabra ... Verán, aquí en Senegal y algunos países de los alrededores, debido a su lento desarrollo y a la gran cantidad de tribus de diferentes etnias y religiones que habitan, el medio de transmisión de noticias habitual continúa siendo el tam-tam, como se ha hecho desde tiempos inmemoriales. Y, creo, mejor dicho, creemos el hermano Juan y yo, que algún tipo de distorsión diez generar su sonido monótono y sincopado en las ondas inalámbricas de los móviles, que anula su efecto pernicioso - continuó - Nosotros, en la comunidad ya hace mucho tiempo que tenemos un GSM3 de última generación para comunicarnos, y no hemos sido paso afectados, aunque, lo usamos bastante - hizo un gesto ostensiblemente con las manos - Quien más quien menos tiene familia y, sale mucho más económico llamar, que ir a Europa o América, y a la inversa.

Al llegar a este punto, hizo una pausa.

- Quizá les parecerá una tontería, pero ante la falta de soluciones que es evidente no tienen, no costaría nada probarlo. Es todo cuando quería decir, ahora son ustedes quienes tienen que tomar la decisión.

Se produjo un murmullo entre los asistentes al acto, hasta que finalmente el presidente de la Conferencia tomó la palabra ...
- Le agradecemos muy sinceramente su sugerencia, y tomamos nota, pero déjenos antes de tomar ninguna determinación, analizarlo entre todos nosotros, y, por favor, usted no se vaya, por si lo pudiéramos necesitar.

La Conferencia inició una encendida discusión sobre las posibilidades que había de seguir el método del dominico, y finalmente llegaron la conclusión de que, como no había otra alternativa, no costaba nada probarlo. A pesar de que el Secretario General de la ONU quería que es empezara primero por el gobierno de Estados Unidos, su propuesta fue rechazada por unanimidad, ya que sería casi imposible saber si haría efecto la solución, pues, la diferencia entre el estado mental anterior de sus dirigentes y el actual sería muy difícil de averiguar, y, entonces, se decidió empezar por Inglaterra, al menos, estos, aunque también eran anglófilos, parecían un poco más sensatos. 
Una vez recogidas unas grabaciones del tam-tam, nos desplazaremos hasta Londres, esta vez en un avión oficial de Senegal, tentar otra vez la suerte con el abuelo de Boston, era ya jugar con fuego. Una vez llegados a Heatrow, nos dirigiremos en un microbús hacia el 10 de Downing Street, pero allí no había ningún miembro del gobierno.

El funcionario que abrió la puerta - sordo como una tapia - nos dijo que estaban esparcidos, o dando tumbos por la calle, o en el Parlamento. Hacia allí nos desplazamos y, no veais el bullicio que había. Un ordenanza que no estaba afectado nos acompañó hacia el departamento donde estaba la megafonía, desde allí pasamos a emitir el sonido grabado del tam-tam, con los dedos cruzados y pendientes del resultado del experimento. Afortunadamente, este resultó un éxito total, y a medida que los ministros, subsecretarios y parlamentarios en general, sentían el ruido monótono y repetitivo del tam-tam, recobraban la normalidad. Rápidamente se empezó a emitir por todos los medios posibles el sonido en todo el mundo, Radio, Televisión, Internet, etc., Y la gente que poco a poco se iba incorporando a la normalidad, era informada de lo ocurrido y colaboraba en la instalación de altavoces desde las ciudades más importantes a las tierras más remotas.

En cuestión de un mes, casi todo el mundo estaba ya curado. El peligro había pasado, ahora venía la tarea de normalizarlo todo, analizar los porqués que habían estado a punto de causar una auténtica catástrofe a nivel planetario. Se crearon las correspondientes comisiones y sub comisiones que después de muchas y profundas investigaciones llegaron a la conclusión de que la causa eran las ondas de los móviles (gran conclusión) y estos estuvieron rigurosamente prohibidos en todo el mundo, hasta nueva orden.

Del dominico nadie se acordó, y al cabo de un tiempo ya estaba todo olvidado, pero la gente necesitaba de los móviles, no sabían vivir sin ellos y demandaban urgentemente que fabricaran ya, y que no fueran peligrosos para los ciudadanos. Era una cuestión de mercado fabricarlos, quien lo lograra se haría multimillonario, y todas las compañías telefónicas más importantes del mundo, se dedicaron a investigar encarnizadamente para encontrar la solución. Al cabo de un par de años la COMUTEMO, Corporación Mundial de Telefonía Móvil, anunció con gran parafernalia mediática el móvil de la quinta generación, el GSM5, que aseguraban era totalmente inocuo y no presentaba ningún peligro, lo habían experimentado, probado y reprobado y no presentaba ningún signo de interferencia en la mente humana. Obviamente, la gente se lanzaron como locos a comprar, después de más de dos años de abstinencia, la tentación era irresistible e incluso muchos que aún no había tenido nunca, se apuntó. Al fin y al cabo, me decía socarrón un compañero de la SER, si algo no funciona, ya nos pondrán el tam-tam. Todo estaba pues como al principio y, el espectáculo cotidiano por las calles era la parafernalia de gente charlando constantemente arriba y abajo, con el teléfono colgado de la oreja, pero ahora sin estar obnubilados, o sí?.

No hace falta que os diga que yo también utilicé uno, y esta vez la cagada si que fue grande. Estos móviles aparentemente inocuos, atacaban directamente a las neuronas del cerebro y el efecto era rapidísimo, un par de años y la gente se quedaba totalmente obnubilada, y no había tam-tam que lo solucionara. En Senegal y alrededores ya no había ninguno, la factura por haber dado la solución se había pagado con carreteras, viviendas, polígonos industriales, etc. y el ochenta por ciento de la población tenía su móvil. El otro veinte por ciento estaban en Almería.

No había nada que hacer, ahora si que era el fin de todo. Estoy escribiendo estas líneas, aunque afectada como empiezo a estar ya por el efecto 2019, y lo hago, para que al menos quede constancia de lo que nos ha passado. Si alguien lo puede llegar a leer algún día, que sirva de aviso para de no volver a caer en el mismo err oro qu e no sal tres, en cara qu e lo dudoso o. .................. rppppppprprprprprprprp ....... ...................................... Concha ii ii ta Ba es sano s, C ATALUNYA yyya rrrrrrrrrrrradio, N oooooova qwe,,. Tyuiop `. . . . Vbvbvnvnv, GHM, fk hc j º 8509485158 VCG Yorrrrrrrr ...... kk .......... qqqqqqqqqq Yoooooorrrrrrkkkkk ..................... .................................................. .................................................. ........................., mierda. "


Previous Post
Next Post
Related Posts

0 comentaris: