20.11.12

Un paraíso extraño


un relato corto de Philip K. Dick - 

Más allá de los árboles se veía el límite de un océano, del mismo color que el cielo, a no ser por la burbujeante superficie de las algas marinas, increíblemente brillantes, que oscurecían el azul hasta proporcionarle un tono púrpura.
Sólo un metro separaba el tablero de control de la escotilla automática, y desde allí bastaba con bajar la rampa hasta pisar la blanda tierra negra, removida por el chorro de los motores y esparcida por todas partes, todavía humeante. Se protegió los ojos del sol dorado y, al cabo de un momento, se quitó las gafas y las limpió con la manga. Era un hombre de corta estatura, delgado y de tez cetrina. Parpadeó nerviosamente y volvió a ponerse las gafas.
Aspiró una profunda bocanada del aire caliente, lo retuvo en sus pulmones, dejó que se expandiera por todo su sistema, y luego lo expulsó a regañadientes.
—No está mal —comentó Brent desde la escotilla abierta.
—Si este lugar estuviera más próximo a Terra, habría latas de cerveza vacías y platos de plástico por todas partes. Los árboles habrían desaparecido. Habría motores a reacción viejos tirados en el agua. Las playas despedirían un hedor de mil demonios. Construcciones Terranas habría instalado ya un par de millones de pequeñas casas de plástico.
Brent manifestó su indiferencia con un gruñido. Saltó al suelo. Era un hombre ancho de pecho, fornido, de brazos morenos y peludos.
—¿Qué es aquello? ¿Una especie de senda?
El capitán Johnson sacó un plano estelar y lo examinó.
—Ninguna nave ha informado sobre la existencia de esta zona antes que nosotros. Según este plano, todo el sistema está deshabitado.
Brent lanzó una carcajada.
—¿No se le ha ocurrido que podría existir aquí una civilización no terrana?
El capitán Johnson acarició su pistola. Nunca la había utilizado.... MÁS...
Previous Post
Next Post
Related Posts

0 comentaris: